miércoles, 2 de julio de 2008

EL REINO DE LA CANTIDAD Y EL SIGNO DE LOS TIEMPOS

(escrito a mediados de junio tras una charla con Dildo sobre el futuro del blog)

Hay gentes satelizadas por las encuestas de opinión, por los índices de audiencia, por los libros de visitas o por cuántos comentarios se dejan en los blogs (sin dar mucha importancia a lo que digan esos comentarios: lo importante es que sean muchos aunque la estulticia o la hostilidad primen sobre la empatía o sobre el disenso inteligente). Para otros, significativa y consecuentemente los menos, la existencia es más alambique que sumidero: sabemos (desde el instinto, desde la experiencia repetida una y otra vez, desde cada fibra de nuestro ser) que cuanta menos cantidad, más calidad, más tuétano, más cercanía a lo esencial.
Los mejores recuerdos van unidos a poca gente pero bien avenida compartiendo, respetándose, sin desconfianzas ni enquistamientos. Un blog, por ejemplo, entendido como un lar, como un foco familiar en el que reconocernos, no como un corral ajeno en el que no acabamos de sentirnos a gusto, en el que nuestra alienación aumenta. Tal vez algunos, movidos por el autodesprecio, deseen (como aquel tipo de Poe) confundirse entre la multitud de un entorno masivo, profanador de todo lo que merece la pena, humillados eventualmente por insultos y descalificaciones que les caen desde las alturas de sádicos titiriteros (caricaturas de algún celoso dios judío, aparecen muy de vez en cuando para joder la marrana y dejar claro Quién manda) o se elevan mefíticos desde las profundidades anónimas (discutible anonimato usado también ocasionalmente por estos saturnianos barandas para mejor ejercer su mala hostia).
No hay esclarecimiento en la masa, en la legión satánica, en la confusión que pretende elevar torres destinadas a desmoronarse de modo traumáticamente necesario. El chantaje contra alguien por ser veneno de taquilla o patata caliente sólo hace mella en quienes se sienten más cómodos con la entropía que con la Energía (podría hablar de mal y de Bien pero me parece más ajustado lo de entropía y Energía). El regodeo en las cantidades y la sensación de fracaso por no arracimar demasiadas cifras a nuestro derredor es alienación, disolución, escapismo. El Destino, con frecuencia, acaba premiando con un cáncer a esta clase de gentes, como diciendo "¿no querías reunir cantidades en torno a tu persona? Pues toma metástasis"
Este blog lleva desde hace un tiempo (en consonancia con el zeitgeist presente -cuando Gaia comienza, una vez más, su salubre tarea de desparasitación-) inmerso en un proceso de clarificación, de vindicación de identidad, de busca de una mejor (por más sincera) relación entre sus componentes. Por ahora, los dioses nos han premiado no sólo potenciando la cohesión sino manteniendo la cantidad (como si asumiesen que hasta en la destilación ha de haber un límite para que la Esencia sea) con una nueva incorporación más afín al meollo de este LUMINAR que quien decidió autoexcluirse.
Creo hablar por (casi) todos si trato de definir este meollo:

desde nuestros diversísimos orígenes y etopeyas, a través de profundizaciones en banderías de juventud, de mutaciones (tal vez renacimientos -lo latente decide hacerse patente-), de lastres que se abandonan, de descubrimientos, hoy podemos decir sin dudarlo que somos de Derecha (entendida ésta con mayúscula impar de diagonal ascendente, no con la minúscula informe de las horizontales incompleteces partidistas -esa Derecha sustantiva, metapolítica, que suena mejor en alemán, en italiano, en francés y ya no digamos en ruso: esa Derecha en la que cabe holgada y jüngerianamente la Izquierda entendida como Vía de la Mano Izquierda, como Medio para encauzar determinadas energías y no como cul de sac disfrazado de meta, no como coartada de pasiones autodestructivas, no como charca palúdica y troskizante de chantajes, envidias y resentimientos, no como regodeo mórbido en la enfermedad de lo humano, en la occidentalización frente a la Orientación, en la existencia entendida como vano parque temático por el que dejarse llevar y no como campo de batalla en donde enfrentarnos una y otra vez, en sacra lid, en perenne Yihad, a lo peor de nuestra condición-);
detestamos lo gratuito (entendida esta gratuidad no en su acepción de sana rebeldía frente al ramplón pragmatismo filisteo sino como carencia de sentido cósmico, como agujero negro escamoteador de consecuencias, como bucle disolvente de nuestra integridad), todo aquello que crece y prolifera sin un desenlace, con vocación de aporía globulosa, de HUIS CLOS sartriano, de desesperante espera digna de Beckett (las metástasis de Cronenberg, al menos, son siempre trágicas y, por tanto, cargadas de sentido, naturales en su reto luciférico a la Naturaleza, entendiéndose el proceso degenerativo como trance -sin trance no hay vida- hacia una mutación y no como rutina en la que engolfarnos y normalizarnos en la inacabable autodegradación);
nos atraen los horizontes, no los rehuimos como espejos mágicos que nos avergüencen;
siempre nos sentiremos más cerca del Medievo que del peplum (y el único peplum que nos conmueve es aquel que, por sus disciplinas estoicas o por sus aquelarres siríacos, anuncia el Medievo), de la torrencialidad Romántica que del cálculo dieciochesco, del heroísmo que de la picaresca, de Esparta que de Sodoma (salvo cuando Sodoma se vive como una Esparta unipersonal e intransferible -ahí Burroughs-), de la Cultura (aún mejor con K gótica -esa Kultura que para muchos es barbarie porque surge del temple y no de la cobardía-) que de la civilización, del Esclarecimiento que de la ilustración, de la Categoría que de la anécdota, del Mito que de la profanación, de la Obsesión que del diletantismo;
la Democracia (para nosotros, que creemos en lo Mejor como acicate -y no enemigo- de lo bueno y que sabemos que el mal menor siempre es el peor y más absoluto de los males) sólo puede merecernos consideración y no asco en su concepción paretiana (fluida, honesta e ininterrumpida circulación de élites, sin atajos ni trampas que la necrosen);
nos identificamos visceralmente con el nombre de este blog y con el rostro que lo ampara;
nos sentimos bien colgando entradas en el LUMINAR y, si no lo hacemos con la frecuencia deseada, es sólo por falta de tiempo, nunca de ganas.




Dije que hablaba por casi todos. Si alguien se considera incompatible con este tuétano, tal vez debería dejar de marear la perdiz y obrar en consecuencia. Recordad el lema del Foro CAFEXPAN, "¿QUISTES? NO, GRACIAS".

29 comentarios:

hubert dijo...

Para evitar convertirme en quiste cafexpánico, me despido. Sin hostilidad y sin sentir la incompatibilidad, aunque nunca podría decir de mí mismo sin autocontradicción que soy de Derecha, ni con precisiones ni sin ellas, siendo consciente de las dificultades que entraña ser absorbido por cualquier Concepto.
No veo aún así, repito, incompatibilidad con nadie de los que se ha manifestado en cafexpan, ni tampoco con nadie de los que publica en luminar (cada parte es tan necesaria para Dios, como Dios para cada parte), pero tu proclama final contra los quistes, me hace sentir incómodo. No me gusta ser quiste en el bestiario de nadie. Así que me he dado de baja en cafexpan, aunque os seguiré leyendo por aquí mientras siga siendo público.
Y a pesar de no poder identificarme con esa Derecha especial a la que aludes en el manifiesto, sí lo hago con el pre-manifiesto: también detesto la estupidez. Y la autocomplacencia.
Saludos,
Hubert

el zurdo dijo...

Si, por desgracia, el plantar cara a la abulia, el autodesprecio y el masoquismo imperante puede ser visto (en estos tiempos de chantajes morales y de antiheroismo por decreto -donde si uno no va de chiquilicuatre ya le miran mal y le acusan de pretencioso-) como "autocomplacencia", asumo el epíteto con el mismo orgullo que Drieu, en época similar de bajo tono y corrupción general, asumía el epíteto de "fascista" por rebelarse contra la decadencia vigente.

Me parece muy bien que tomes la postura que consideres más conveniente respecto a tu pertenencia a CAFEXPAN. Aunque me sorprende que te sientas incómodo con el asunto de los quistes cuando en el Foro todos estábamos de acuerdo en tomar medidas cuando alguien se comportaba como un peso muerto con más intención saboteadora (la indiferencia ya es en sí un sabotaje cuando se pertenece a un entorno en el que uno ha entrado por propia voluntad, no obligado) que colaboradora. De hecho, creo recordar que tú fuiste víctima directa del injustificado ataque de ese megaquiste llamado Darío Vico en su fugaz y destructivo paso por CAFEXPAN. Y cuando se plantearon medidas no muy diferentes (acaso más expeditivas) a las que supone la presente entrada (más parecida al razonamiento que planteé al comienzo del Foro a aquel elemento llamado Dunkeleith cuando empezó a actuar más como troll que como miembro), no te diste de baja ni pareciste incómodo porque se diese la patada a quien te había insultado sin más fundamento que sacar a la luz (una vez más) su propia mala hostia.

hubert dijo...

Fernando, es cierto que te he enviado una pulla en mi despedida, precisamente porque me niego al masoquismo al que aludes.

En todo caso, te recuerdo, aunque ya da igual porque no es el fondo de la cuestión, que tú, que pones las reglas, modificaste la de los baneos a los que no escribían, supongo que presuponiendo buena voluntad.

Imagino, aunque no sé, porque estoy lejos en muchos sentidos, que la salida de Elderly -enorme pérdida, por cierto- ha tenido que ver con este giro.

Yo mismo, ingenuo, pensaba que Elderly no estaba como co-blogger, pero seguía en cafexpan. Cuando he ido a darme de baja, he visto que tampoco era miembro. Con eso he dejado de dudar y me he autoextirpado como quiste. Lo veo de lo más normal. Y sin apenas consecuencias para nadie, pues apenas recibía correos y apenas enviaba. Nada nuevo bajo el sol.

Pero no te enfades, Fernando, porque las retroalimentaciones más valiosas son las que no vienen de nosotros mismos, puesto que siempre tendemos a justificar la falacia en que vivimos.

En cuanto al tema del troll aquel que citas, creo que nada tiene que ver. Creo que a pesar de la alusión, no me has baneado, y me alegro, porque me permite mantener la cordialidad con alguien a quien no conozco, pero que admiro desde los primeros 80. Por supuesto, me alegró aquel baneo, aunque tu reacción, también lo recuerdo, no fue muy rápida, y creo que por ello dejó cafexpan herido de muerte.

Otro saludo,

Hubert

el zurdo dijo...

Lo de Elderly va de lo siguiente: es el único de los invitados a participar en el LUMINAR (a tí se te invitó y declinaste, perfecto) que entró con reticencias y casi exigiendo bajo notario una regularidad en las entradas colgadas por los miembros. Resulta que (sólo hay que hacer la contabilidad de los posts -ahí está el calendario en la barra lateral por si alguien quiere hacerlo-) él fue quien menos ha publicado (sólo 1). De ahí que en mi anterior aviso a navegantes comentase esta contradicción. Si decidió, tras ello, ofenderse y dejar de colaborar tanto en el blog como en LDS, es muy dueño. Yo no me arrepiento en absoluto de haber puesto en evidencia esa contradicción suya. Si hay gente a la que no le interesa seguir en este blog o si están como quistes, como pesos muertos, que sean consecuentes y se larguen.

Elderly se autoexcluyó del blog y dejó tanto de contribuir al mantenimiento del dominio como de colaborar en LDS, pero seguía figurando en el listado de miembros del Foro, no sé si por desidia o por enquistamiento. Cuando colgué esta entrada y, precisamente para ser consecuente con el asunto de los quistes, fui yo quien anoche lo baneé.

Sé perfectamente, a estas alturas, que la intervención de Vico fue la que hizo más pupa a CAFEXPAN, desmoralizó a la gente y dejó un tufo de mal rollo (aún recuerdo un email de Magdalena al privado comentando esto). Si no lo eché inmediatamente fue porque no me cabía en la cabeza que alguien pudiese tener tan mala hostia (ahora, tras la hórrida experiencia de mis últimos tiempos en PEGAMIN -como he dejado claro en mi texto EL MAL ABSOLUTO- ya me cabe del todo eso y mucho más) y, precisamente, para no herir sensibilidades, se me ocurrió el paripé de cerrar en falso el Foro y continuar en plan blindado en vez de sacar la espada flamígera a la primera de cambio como hizo Galactus cuando lo echó de la Lista de MB (por una vez me pongo en la piel de Ramón -también lo digo en EL MAL ABSOLUTO aquello de "otros vendrán que bueno me harán"-).
Fue un error por sobreestimar (one more time) la empatía del prójimo para con mis historias (una de mis taras inveteradas, como suelen recordarme con harta frecuencia tanto Luigi como Charlie como Casilda). No te preocupes que cada vez se repetirá menos ese error.

Anónimo dijo...

El echo de que anónimos como yo puedan leer y gratificarse con un espacio así, del que yo , por ejemplo no podría ni por nivel intelectual, ni por fuerza interior interactuar-que mal suena-o intervenir dando mi punto de vista -si lo doy ahora es porque actúa sobre mi la s ganas de ponderar-pues me alegro de que esto sea público, real,mas que cualquier blog al uso,y de un nivel excepcional,,represento al anónimo que busca donde antes no se podía imaginar que se pudiera encontrar-gracias en este caso a internet,y entrar en contacto con obras,opiniones y expresiones que escapan al común pero que considero esencias destiladas, no se porqué aroma.
dónde se aprende a desaprender y a explorar realidades con mas fuerza de la que nos han vomitado hasta ahora los mass media ( metapolítica,espiritualidad bien entendida,locura eremita,autores magistrales) que no se si mi curiosidad habría llevado tan lejos,no lo se.

Para mi este espacio y los afines son una referencia inexcusable, sea lo que sea yo.


Alejandro ,alicante

palenque dijo...

Zurdo, tío, deja de transversalizar, que no vas a ninguna parte. Que bajes del guindo, coño.
Primero los fachas, luego los pegamines. Ganas de perder el tiempo.
¿Pero de verdad creías que Jünger, Guenon o Cirlot iban a ser mejor menú para esa gente que Absence, Vico o Galactus? No veas tanto JAMIE OLIVER que se te va la pinza.
Anda, Dildo, dile que no todos los pajeros son como tú, que eres la excepción y no la regla.
Zurdo, deja ya el buenismo, que pareces Zapatero. Que la gente no es mejorable ni perfectible ni esas gilipolleces. Que una piedra no se convierte en plum cake porque a tí se te ponga.
Tanta consecuencia aplícatela a ti mismo. Sé consecuente con tu manifiesto y acepta que hay castas y razas y tribus y gente que es lo que es y lo va a seguir siendo, te guste o no te guste.
Que si miran a la derecha, no van a ir más allá de la COPE.
Que si miran hacia arriba, no verán a Zaratustra, de CUARTO MILENIO no los sacas.
Que no miran lo que señala el dedo. Sólo el dedo.
A ver si nos enteramos, que ya tenemos canas en los huevos.
Dicho todo sin acritú.

melmoth dijo...

Lo dicho por Alejandro. Me gusta el Luminar porque, haciendo honor a su nombre, nos descubre cosas, libros, cuadros, lugares, otros blogs...
Yo también me quedé KO con Caraco, Zurdo, gracias a los dos por descubrírmelo, y, a propósito, dile al Munjoie que se prodigue más, que sus dos entregas, esa y la de Los Otros, le dejan a uno con hambre.

el zurdo dijo...

Confío en que retome su colaboración. Tanto en su blog EFIMERA como en sus intervenciones en el Foro CAFEXPAN, Juanjo es especialmente generoso en descubrirnos mundos interesantes, tanto en imagen como en texto.
Lo que yo le debo, ya lo dije en mi blog y en la entrada que dediqué en el LUMINAR a Caraco.
Juanjo, venga, cuélgate algo.

Johnny Lingam dijo...

modificaste la de los baneos a los que no escribían, supongo que presuponiendo buena voluntad

¿Tiene efectos retroactivos? Porque a mí se me expulsó por esta regla (y mi silencio se debió al verano y a la desconexión internetera que para mí conlleva)

Hay gente que, por un extraño mecanismo psicológico, abandona una actividad cuando la motivación pasa del gusto a la obligación. A mí me ocurre constantemente, y es posible que fuera el caso de Elderly (y perdónenme por meterme en camisa de once varas).

En cuanto a lo de la derecha, El Manifiesto salió a la calle con vocación de transversalidad y no tardó nada en mostrar su verdadera naturaleza: un medio más de esos que tratan asuntos aburrídismos, indistinguible de la COPE, La Razón o Libertad Digital. A lo mejor es el destino ineluctable de estas propuestas.

el zurdo dijo...

Como dice Dildo, para gustos, colores. Habrá gente que no se identifique con ese "manifiesto" (es más retrato del hilo invisible que nos une a la mayoría de los luminarcas que rueda de molino subjetiva con la que comulgar) y ahí está el quid, que obre en consecuencia y se busque lugares donde se sienta más a gusto tanto como lectores como colaboradores.
Dildo está como unas pascuas con esta entrada y con el manifiesto y con el proceso de clarificación y creo que la abrumadora mayoría de contribuyentes del blog se sienten más motivados ahora que antes (cuando las quejas que recibía al privado de vez en cuando eran siempre sobre la indefinición y las contradicciones que había en el LUMINAR y que les llevaba un poco a preguntarse "¿QUE PINTO AQUI?" o me advertían que el EJ de la cabecera iba a llorar lágrimas de sangre ante determinadas entradas absolutamente ajenas a lo que dicho núcleo consideraba -y es lo que he tratado de retratar, insisto- tuétano del LUMINAR). Se supone que tanto el nombre como la efigie que preside la cabecera nos dicen algo (nos dicen MUCHO) y esto no es un totum revolutum postmoderno.
Y como la mayor parte no somos ni anarcopasotas ni diletantes aquí nuestra relación no va de gustos ni de disgustos ni de obligaciones, va de gérmenes de destino en un proyecto común (y si te suena mal esto, pues agradece a los dioses el baneo en su momento y no tener que sentirte obligado a historias que tan ajenas te resultan).

Johnny Lingam dijo...

Debería haber puesto el enlace antes para evitar confusiones entre este manifiesto y el otro Manifiesto.

Por lo demás, si gente en principio tan afín a usted como Elderly abandona el barco, quizás debería replantearse su nivel de exigencia, no vaya a ser que, como el capitán Acab, termine quedándose solo en su enfrentamiento con la gran ballena blanca.

el zurdo dijo...

No juguetee ni haga confusionismo, sr Lingam, ¿qué coño tengo que ver con eso que usted linkea y cuya primera noticia acabo de descubrir a través de su enlace?
La medida de la afinidad de Elderly para conmigo y con mis historias sólo la sabemos con certeza el propio Elderly, Dildo y un servidor. No haga demagogia fraccionalista con lo que en realidad no conoce.

dildo dijo...

Con la salida de los quistes, el regreso de Tiffauges y la llegada de Kleinito, soy más optimista que nunca con respecto al Luminar.

Monsieur Tiffauges dijo...

Suscribo el manifiesto. Creo que este blog empezó algo desdibujado (hubo un exceso de entradas iniciales ultrabreves) y ese comienzo en falso, agravado por colaboraciones posteriores que eran ajenas al espíritu del proyecto, le han hecho daño. Pero el Luminar lleva varias semanas en estado de gracia y creo, como Dildo, que es un momento perfecto para aclararnos y enderezarlo.

el zurdo dijo...

Por cierto, otro exultante con el proceso de clarificación y cohesión del LUMINARK como BLOG PARA OTRA GENTE es el zenmeister. Ayer en la tertulia, testigo de primera mano del rifirrafe con Lingam, aparte de felicitarme por el texto sobre UPyD, me dijo que éste era el camino, no más amorfeces ni situaciones límbicas, incidiendo en buena medida en el palitroque cariñoso que me daba Palenque.
Nos ha pasado más material para la web y nunca le había visto tan dispuesto a implicarse en la saga shadowliner.
En realidad, para los buscadores de cosquillas y los tocapelotas, si tuviesen medio dedo de frente comprenderían que esta entrada no es una venada mía (el viejo truco trollero de que todo son cosas del Zurdo, como si los demás no tuviesen criterio propio y ese criterio no pudiese mostrarse acorde con el mío de vez en cuando) sino parte de una secuencia más amplia que engloba también el propio desembarco de Rafa en las arenas internautas como fuerza activa y no mero daimon, la crisis que supuso la salida de alguien y la entrada de alguien más afín, la ruptura casi simultánea de Dildo y de un servidor con el mundo bizarro/friki (en su caso, cerrando el ZOO, y en el mío, con la salida forzosa de PEGAMIN, obligado por Vico y sus legiones, en deja vu aún más retorcido de mi salida de MB), tras años de movernos estérilmente entre dos aguas...
CRISIS implica cambio, reventar ampollas y quistes, negarse a la aporía y al cul de sac, buscar una salida cuando el aire se enrarece.
Bienaventuradas las CRISIS porque nos permiten liberarnos de la entropía.

dildo dijo...

Los nuevos textos del "zenmeister" para Línea De Sombra son sencillamente brillantes: también son buenos tiempos para la "nave nodriza". Lástima que Takla no pueda asomarse también por el Luminar, aunque todo se andará.

Por cierto, ya sé que no viene a cuento pero voy a aprovechar para recomendar a la "otra gente" de este blog la película "Antes que el diablo sepa que has muerto", que acabo de ver. En mi opinión, es la obra maestra absoluta del octogenario Sidney Lumet (sí, incluso por encima de "Network" o "Tarde de perros"). Salí alucinado del cine, no sé, es algo así como un cruce salvaje y demoledor entre "Happiness" y "Atraco perfecto". Si Jim Thompson levantara la cabeza y le echara un ojo al film de Lumet seguro que, por lo menos, esbozaría una melancólica sonrisa. Como dice uno de los personajes (y todos sabemos de sobras) "el mundo es un mal lugar".

el zurdo dijo...

Oído cuisine.

Acabo de borrar tres trolleos idiotas que estaban en consigna esperando, obviamente, a ser borrados. Cómo les jode a las huestes vicodínicas y resentidos en general que esto empiece a adquirir coherencia y consistencia y que el zenmeister deje de ser una presunta entelequia y vaya tomando forma terrena.

A propósito, voy a abrir una nueva sección en la barra lateral, BITACORAS, para recomendar espacios ajenos que nos resulten propios en tanto que grupo, trascendiendo la mera subjetividad individual (ya expresada en los blogs personales de cada miembro). Empezaré, siguiendo la recomendación de Rafa en la pasada tertulia, con el blog de Verstrynge.

dildo dijo...

Yo, por mi parte, contribuyo a la recién estrenada sección de bitácoras con el imprescindible blog de Dokushô villalba, heterodoxo maestro zen sevillano de pasado bohemio y contracultural y, en mi humilde opinión, el roshi español más interesante, tanto para iniciados como para profanos. Impagable su entrevista en el programa de Jesús Quintero, que puede verse en el propio blog:

http://dokushovillalba.blogspot.com/2008/04/ratones-coloraos.html

Dokushô, que además de maestro es un excelente fotógrafo, protagoniza también la última entrada del Dildódromo.

el zurdo dijo...

Perfecto.
Y recordad que, a diferencia de otros espacios mucho más "tolerantes" y "libertarios", aquí todos desde el primer día tenemos los mismos poderes (fácticos, nada de metáforas ni de brindis al sol: aquí "el botón rojo" de diseño y configuración está al alcance de todos) y sólo se critica la falta de colaboración y se veta la mala follá.
BITACORAS está ahí para que la vayais llenando de links que considereis interesantes a nivel grupal, más allá de lo estrictamente subjetivo (para eso, claro, ya están los blogs personales de cada quisque).

hubert dijo...

Como estoy suscrito a esta entrada, no he podido evitar comentar un comentario de dildo sobre el vídeo de Dokushô en el programa Los ratones coloraos. Sin ánimo de trollear la recomendación, en ese vídeo no me parece estar especialmente lúcido el maestro, no sé si por efecto de las cámaras. En uno de sus deslices, para evitar identificar el zen con desgana o pasotismo, rechaza la relación con el wu-wei taoísta... como mínimo sorprendente (http://www.geocities.com/antologia_hermes/093watts_zen.htm). En el otro, para mí más grave, habla del LSD, sustancia poderosísima pero que, como en Eleusis, no debe estar al alcance de todos, como una de las vías para el satori. De hecho la que le permitió a él vislumbrar lo que después experimentó con el zen. Eso, a mi juicio, debe quedar en casa. Intentar convertir lo esotérico en exotérico es, bien lo sabía el autor cuya foto dignifica la cabecera de este blog, Jünger, hybris, un pecado que seguramente nunca dejarán de cobrarse los dioses. Y seguramente, por parte del promotor, un signo de inflación.

dildo dijo...

El que avisa no es traidor. Ya dije que Villalba es un maestro zen heterodoxo (ésto es, poco o nada ortodoxo).

el zurdo dijo...

A mí lo que me da grima de toda esta disquisición es que sentase su zentrado y sagrado culo donde lo sentaron subseres summerianos como El Risitas (o como coño se llame).

Mira quién va a hablar (dirán los que me vieron el infausto 30J en LAS NOCHES ALBINAS).

Vale, no he dicho nada.

Hubert dijo...

Por ser breve y no hablar/hacer demasiado, no veo ninguna heterodoxia en cometer errores de bulto. El primero, inconcebible en un maestro y teórico zen, se puede disculpar por el directo de tv. El segundo me temo que no, aunque es, en cierto modo, opinable. Pero hay algo que dijo Platón hace bastantes siglos que sigue vigente sin discusión: el que sale bruscamente de la oscuridad a la luz no ve nada: se deslumbra.

Heterodoxo es el que opina de manera diferente a la opinión mayoritaria. Tampoco es tan raro. O todos pretendemos ser heterodoxos, que mola más. O incluso, más allá de eso, tener sentido común.

dildo dijo...

No creo que ninguno de los presentes tengamos el suficiente rango espiritual para hacerle la prueba del algodón a un maestro zen. Sólo añadir a lo comentado que un maestro no es un intelectual o un erudito al que exigir coherencia e infalibilidad en su discurso puesto que, habiendo desarrollado otras partes del cerebro, se guía más por la intuición que por la lógica. En las antípodas de los oradores, los tertulianos o los políticos, los maestros son seres espontáneos, imprevisibles y a veces desconcertantes. A mí de entrada también me chocó el tema del LSD pero en cuanto supe que a Dokushô le otorgó la transmisión el venerable Taisen Deshimaru, me callé.

Por otro lado, los maestros occidentales que acceden a aparecer en televisión o a dejarse entrevistar en publicaciones no pretenden que la masa aplauda sus palabras, ni ilustrar al respetable, sino divulgar el verdadero zen (en una cultura que, como la occidental, usa y abusa de la palabra para vender MP3s, perfumes o gimnasios) utilizando los medios de comunicación: si UNA sola persona intuye su verdad por encima de la comprensión lógica (esto es, al nivel al que se escucha en zen, más allá de las palabras) el esfuerzo habrá valido la pena. Mi maestra, Bárbara Kosen, intervino también en el programa de Dragó y no se le cayeron los anillos ni dejó de ser menos maestra por ello.

Sobre la heterodoxia, no me refería a que Villalba “vaya de heterodoxo” (como puede ir un Escohotado o cualquier otro impostor de tres al cuarto) sino que realmente lo es. Porque no existe otra palabra para un maestro que, a pesar del quinto precepto zen (“no participar en la producción y el comercio de armas de fuego, ni venenos químicos que perjudiquen a la salud y a la seguridad pública, ni de drogas y licores que confundan y debiliten la mente”) dice cosas como estas:

"Mi corazón, es decir, mi deseo, estaría más cerca de Huxley, pero mi sentido común y la constatación de la realidad actual me acercan más a la posición de Jünger. No creo en el uso a gran escala de los enteógenos porque, repito, ello requeriría un contexto de significados compartido por la mayoría de la población. Y esto está muy lejos de la situación actual. Creo más bien en un desarrollo progresivo, en pequeños grupos minoritarios de personas adecuadamente motivadas, que de una forma u otra elaboran contextos de significados apropiados, que reciben las formas de rituales tradicionales o crean sus propios rituales modernos, que se acercan con respeto, con prudencia a los enteógenos.

Lo que sí considero importante es la despenalización de estas sustancias y el reforzamiento de campañas de concienciación no puritanas ni represivas que eviten el abuso o el uso indiscriminado. Debemos tener muy claro que la penalización indiscriminada de los enteógenos no obedece a criterios de salud pública sino que constituye una auténtica caza de brujas a través de la cual el contexto de significados imperante trata de protegerse y de perpetuarse a sí mismo. El materialismo y el mercantilismo actuales no sobrevivirían ni una década si la población expandiera sus conciencias a través de un uso racional de los enteógenos".

el zurdo dijo...

Uno, en su dislexia (comparado con la cita precedente y la lucidez del citado), procuró desarrollar tanto solo como en compañía de otros (Aguirre, Laura Naranjo...) ese mismo mensaje en las páginas sobre sustancias psicoactivas de EL CORAZON DEL BOSQUE tratando de mantenerme equidistante tanto del antiprohibicionismo facilón anarcohayekianoburgués como de las paranoias farmacráticas.
Me alegra reencontrarme ese mensaje después de tantos años todavía fresco y válido expresado por una voz digna y no ensuciado del todo por farsantes de toda laya y condición.

hubert dijo...

Nada más lejos de mi intención, dildo, que querer hacer la prueba del algodón a un maestro zen. Pero no estoy para nada de acuerdo con tu discurso exculpador: uno ha de asumir lo que hace. Y el decir de un “maestro” es hacer, es performativo. Personalmente no tengo nada que decir sobre su práctica zen, ni de la transmisión recibida por el venerable Deshimaru, pero si él o Deshimaru –DEP- o el Dalai Lama O Buda mismo no son coherentes en su discurso, lo voy a denunciar si lo hacen público. Porque en eso sí soy competente.
Una incongruencia en el discurso no es grave cuando se da en ámbitos restringidos o cuando es posible la retroalimentación correctora o, especialmente, cuando no atañe al campo práctico. En cuestiones como la que nos ocupa, especialmente en la segunda, hablar como lo hizo él del LSD –efectivamente de forma incongruente con el bello texto que citas al final y que suscribo plenamente- es una irresponsabilidad. Porque lo que transmite no es el “verdadero zen” y menos cuando el oyente no solo no está preparado para él, sino que desea, con la excusa de la búsqueda, cualquier vía de satisfacción oral con el nihil obstat de la adecuada autoridad espiritual.
Por otra parte, me parece que te excedes, al menos en el tono, cuando te atreves a formular las verdaderas intenciones de los maestros zen occidentales en sus apariciones en los media. Los maestros zen son humanos –demasiado humanos- y eso está bien. Por ello, por mucho que atisben la Clara Luz, no viven en ella: viven, como tú y como yo, en la caverna. Y el noúmeno se pierde con la palabra tanto como la impecabilidad.
Escohotado, al que aludes, seguramente está más lejos de la iluminación, pero razona magníficamente, aunque sea en exceso apologeta de la excursión psíquica, cosa que no comparto: pero ante él sé a qué atenerme. El desconcierto lo provoca el que sabiendo, se deja llevar por el momento. Seguramente no es tan grave porque, al fin y al cabo, aquellos a los que pudiera dañar no son público para Dokushô. Los otros somos seguramente suficientemente avisados.

Johnny Lingam dijo...

Un programa de TV no es el mejor medio para expresarse con el detenimiento o el rigor que exigen estas cuestiones. Dado que Villalba ha escrito bastante sobre los enteógenos y su relación con la práctica espiritual, lo suyo sería acudir a estos textos, no perderse en las anécdotas:

- Enteógenos y Espiritualidad
- Disolviendo las raices del sufrimiento. Meditación Zen, Psicoterapia y Enteógenos

Y lo dicho vale tanto para el maestro zen como para Escohotado, que hay mucha gente criticando a este último por cuatro palabras sacadas de contexto pronunciadas en la tele (no digo que sea este el caso de Dildo) y que jamás han osado abrir un libro suyo.

dildo dijo...

Los maestros zen son humanos, sí, pero humanos sobrehumanizados.

Escohotado es... Escohotado (con o sin sus libros).

claroscuro dijo...

Yo he entendido el manifiesto, como dice Fernando líneas arriba "más retrato del hilo invisible que nos une a la mayoría de los luminarcas que rueda de molino subjetiva con la que comulgar". Más que un manifiesto sería una reflexión sobre los puntos que pueden unir, de los que podamos compartir y no necesariamente en su totalidad. He manifestado en alguna ocasión que hay temas/ideas que me resultan lejanos. Y sin embargo, el blog está salpicado de guiños compartidos que constituyen ese hilo invisible.